viernes, 7 de abril de 2017

Lo que necesitas saber si tienes una relación con un “HIJO MAYOR”

Al hijo mayor se le atribuyen características afines a su posición, tales como: su capacidad de liderazgo, los afectos paternales, los arraigos a las costumbres familiares y el proteccionismo, este último en especial adjudicado a su papel de cuidador cuando existen otros hermanos.  El primogénito ha sido y continúa siendo motivo de orgullo para cantidades de padres, dicho hijo representa el comienzo de una familia y una nueva etapa en la vida de pareja.  En épocas pasadas se deseaba que el mayor naciera hombre para que continuara el linaje, la herencia y tal vez por ego, el padre en especial deseaba ver la proyección suya, representando sus ideales y sueños en la figura de este descendiente.  Sin embargo, el hijo mayor también podría traer frustración cuando su embarazo constituía una indeseada “sorpresa” para los padres y en oportunidades, el motivo de unión forzosa entre ellos. En la actualidad aún se conservan dichas expectativas, claro está, con algunos matices.

La figura del padre

A propósito de la celebración del día del padre, me voy a permitir compartir un apartado de mi libro: De sol@s que se casan y casad@s que hacen pareja, en el cual esbozo los principales aportes emocionales con los que un padre contribuye en la adecuada formación de sus hijos, veamos:

Artículos destacados