miércoles, 30 de octubre de 2013

LA ADICCIÓN AL CAOS (PARTE II)


Otra muestra de adictos al caos, son los individuos que encuentran en la enfermedad, los pensamientos trágicos o la fantasía una situación para vivir excitados. Son personas que pueden presentar incluso todas estas conductas juntas, algunos llegan a extremos como accidentarse con constancia, inventar historias sobre los demás, incluso ser un sufridor gratuito, es decir aquellas personas que cargan con los problemas de los demás como si fueran propios, cuando no tienen uno; esto último se parece a una historia que contaban los abuelos sobre que: en sus tiempos contrataban a mujeres para que fueran a llorar un muerto que no conocían, esto era asociado como una muestra de un buen entierro. Esto es una muestra del premio que la sociedad daba y continúa dando al sufrimiento, creando actitudes de victimismo en ciertas personas. Existe una película que es la que me ha inspirado para escribir este artículo, en la que se muestra un comportamiento típico de este tipo de personas, la cual se titula “Al límite de la verdad”.

La adicción al caos es una deformación conductual que conduce por lo general a la desgracia. Para superarla es necesario que la persona la reconozca y la enfrente, en primera medida bastará con que ordene su vida, es tan simple como que en el baño no puede haber una cama, ni en la cocina el sanitario, es sentido común, por ejemplo para aquellos que le faltan horas del día, necesitan llevar y cumplir una agenda, son seres que cuando empieza el día no saben qué hacer; para los que se endeudan, pues organizar la economía, haciendo las cuentas con lápiz y papel, para los demás en casos extremos seguramente se requerirá de ayuda profesional.





Si te interesan estos temas visita en nuestra web http://www.luz-entucaminointerior.com/

lunes, 28 de octubre de 2013

LA ADICCIÓN AL CAOS (PARTE I)


La adicción al caos es una compulsión que se caracteriza como cualquier otra por sentir la imperiosa necesidad de estar con el fenómeno adictivo, es decir en este caso de vivir en el caos. El caos se define en el diccionario como desorden y confusión, si lo aplicamos a la vida, se trata entonces de personas que necesitan vivir en el conflicto, apuro, desgracia, contradicción y/o angustia, lo cual hace que el cerebro reciba estas situaciones como amenazas y segregue una sustancia como la adrenalina[1], cuyo efecto actúa como un estimulante para el individuo, no obstante cuando pasan los efectos, la persona cae en depresión; generando de este modo la necesidad de volver a sentirse estimulado, justo esto es lo que provoca la dependencia. Lo anterior lleva a una persona a atraer o buscar dificultades y en situaciones de máxima adicción, a crear y fantasear con ellas, por supuesto todo esto se produce de forma inconsciente.

Una persona adicta al caos puede ser aquella que siempre va apurada, llega tarde a todas partes, queda mal con sus compromisos, por lo general le faltan horas del día, asimismo la persona que continuamente está endeudada: con el banco, los amigos, la tarjeta de crédito, etc., a éste individuo  le sobran días para llegar a fin de mes, es el prototipo de alguien que es incapaz de decir “No”, cuando le ofrecen algo. También aquí encontramos a individuos que viven buscando disputa y discusión con los demás, están en constante actitud de defensa y en activa posición de ataque, pudiendo pasar de la agresión verbal a la física. (Continua en el próximo artículo)


Si te interesan estos temas visita en nuestra web http://www.luz-entucaminointerior.com/




[1] Articulo sobre los adictos a la adrenalina, http://www.bellomagazine.com/actualidad/adiccion-adrenalina

jueves, 17 de octubre de 2013

EL MÚSCULO EMOCIONAL


Cuando deseamos tonificar nuestro cuerpo, sabemos que requerimos emprender una serie de acciones que nos conduzcan a tal objetivo.  Entre estas, necesitamos en primera medida empezar a acudir regularmente al gimnasio y luego, cambiar hábitos alimenticios, leer información sobre el tema y contagiarnos de aquellas personas que hayan conseguido los resultados, posiblemente terminemos rodeados de amigos que se identifiquen con el mismo objetivo. Algunos consiguen el entusiasmo para darse a dicha tarea, al verse en el espejo o en el momento de iniciar una nueva relación o simplemente querer verse diferente y sin duda una buena época para hacerse metas es el comienzo del año, todos estos son unos buenos propulsores para motivarse para conseguir este objetivo. No obstante algunos abandonan cuando aparece el dolor muscular, la pereza o el menor obstáculo.

 Esta es una analogía que nos permite identificar lo que sucede a algunas personas cuando quieren cambiar algún aspecto emocional que les esta generando conflicto en su vida; ellos obtienen su motivación cuando observan el sufrimiento o se cansan de los resultados que tienen (el espejo), o  al ver que aquello les impide conseguir sus metas y sueños, pero al igual que sucede cuando se quiere aumentar los músculos, también se produce dolor al profundizar en la información que hasta el momento ha permanecido escondida por múltiples circunstancias personales. Igualmente en ambos procesos se requiere de constancia, disciplina para cambiar los hábitos y rodearse de un ambiente diferente, empero tanto porque se busque tonificar el cuerpo, como sanar emocionalmente, sí se continúa rodeado de las mismas personas, las mismas situaciones y la misma comodidad, esto ocasionará el retorno a lo conocido y la desmotivación, por consiguiente el individuo posiblemente termine desistiendo de su propósito, muchas veces sin empezar.

Aquellos que con templanza logran cambiar los hábitos son los que consiguen los resultados. Si continuamos haciendo lo que estamos haciendo, los resultados serán los que estamos obteniendo, pero si queremos cambiar los resultados, entonces necesitamos modificar las acciones y pensamientos que generan los mismos. Las anteriores son expresiones conocidas y ampliamente comprobadas, sin embargo es frecuente observar que un considerable número de personas presentan este tipo de actitud; querer los resultados sin pasar por el debido proceso.  Es sencillo para el colectivo en general, entender que sí desean tonificar su cuerpo, necesitan emprender acciones como las que hemos mencionado, no obstante aún es difícil entender que cuando se anhela cambiar algún conflicto personal, entonces se requiere emprender un conjunto de hechos que permitan modificar ciertos hábitos y adquirir determinadas habilidades para conseguir su objetivo, de ahí que tomemos este ejemplo para explicar esta consideración sobre lo que significa conseguir “MUSCULO EMOCIONAL”.

Encuentra mas artículos sobre estos temas en  http://www.luz-entucaminointerior.com/


sábado, 5 de octubre de 2013

“POR ALGO SERÁ”

Esta es una frase que hemos escuchado o pronunciado en muchas oportunidades cuando sucede algo que al parecer no nos agrada, pero tratamos de aceptarlo. La expresión puede esconder en realidad una forma de evasión o de resignación o simplemente ser lo que dice. Entonces aquí entramos un poco en el destino, el cual significa que existen situaciones que quiérase o no, tenemos que vivir para aprender. Sin embargo sí nos amparamos en esta frase, conformándonos con el destino, sin evaluar y revisar nuestra implicación, es posible que la situación se complique y estemos dejando pasar una oportunidad de aprender y evolucionar.

El destino puede traer situaciones positivas o negativas para la vida de cada ser humano, en nuestro caso, estamos refiriéndonos a aquellas que son adversas. En estas circunstancias, la cantidad de tiempo y el sufrimiento dependerán exclusivamente de nosotros, somos los hacedores del cronograma, la cuarta coordenada (tiempo) depende exclusivamente de la actitud personal frente a la situación.  El tiempo que demore en pasar la situación y por supuesto el sufrimiento, obedecerá a, si decidimos hacernos responsables de la misma, la miramos cara a cara y somos capaces de aprender de ella, pero si por el contrario asumimos la actitud de voltear la cara o de resignarnos, entonces es posible que la circunstancia nos atrape y nos acostumbremos a vivir en dicho estado, también que se alargue y pasemos al victimismo.

Para sintetizar, es importante que consideremos que el libre albedrio existe, así como el destino y si por alguna circunstancia de la vida, nos corresponde vivir una situación difícil que el destino nos depara, entonces somos los únicos capaces de determinar la cantidad de tiempo y sufrimiento, todo dependerá de la actitud con que asumamos el hecho.

En nuestra web podras encontrar mas temas de interés http://www.luz-entucaminointerior.com/