lunes, 13 de julio de 2015

Atraigo hombres comprometidos


Sandra soñaba constantemente con casarse y tener hijos; sin embargo, cada vez que se enteraba de que el hombre que estrechaba contra su pecho estaba comprometido, el sueño se desvanecía como espuma entre sus brazos. Una desilusión que se repetía con insistencia a lo largo de su vida sentimental, sin que ella lo pudiera “remediar”. Sandra se convertía en el segundo plato de aquel hombre con el que deseaba realizar una familia, ya que ante la necesidad sentimental acumulada, terminaba resignándose con las migajas de amor que le proveía y cuando sentía que no soportaba el sufrimiento que le generaba tal situación, decidía terminar la relación, llena de frustración. No obstante, de nuevo encontraba a alguien y entonces, el ciclo se volvía a repetir. Sandra representa a un grupo de mujeres que se impelen a dicho escenario, féminas que se marginan de la estabilidad y la plenitud sentimental. Es frecuente creer que la situación se produce por casualidad o mala suerte, empero, desde el punto de vista emocional, existen diversas explicaciones. Dentro de los efectos inconscientes que pueden conducir a una mujer a atraer hombres imposibles para establecer una relación monógama, estable y comprometida, encontramos las siguientes:


  1.      Incapacidad para responsabilizarse: se trata de un efecto que presentan ciertas mujeres que se quedan ancladas a alguna etapa de su desarrollo infantil o adolescente, ellas exhiben un comportamiento pueril; impedida para cumplir con obligaciones, disciplinarse y/o comprometerse. Por lo general se encuentran apegadas a sus progenitores, incapaces de desarrollarse en hábitos maritales y maternos. Ellas tienden a una personalidad extrema, son muy introvertidas o demasiado extrovertidas. Dichas mujeres inconscientemente atraen hombres que la alejen de la posibilidad de establecer una relación sólida, debido a su temor o incapacidad para responsabilizarse.


  1. 2.     Necesidad de competencia: este efecto es característico de una mujer que tuvo que suplicar en su vida infantil por el amor, atención y cuidado del padre. Lo anterior, la condujo a asumir un comportamiento bélico emocional con su madre o hermanas para conseguir lo que necesitaba de su padre; sin embargo, pese a su combatividad no consiguió su propósito, puesto que el padre estaba incapacitado para amarla, de la misma forma que los hombres que atrae en su vida adulta. Ella se acostumbró a competir por amor con otra(s) mujeres, cree inconscientemente que es la forma de obtener amor, de ahí que atraiga hombres comprometidos.


  1. 3.  Apego paterno: se ajusta a una mujer que se quedó atrapada en los pantalones de su padre, él la sobreprotegió o la abandonó física o emocionalmente; por lo tanto, ella se obsesionó con el padre, nadando entre la excesiva protección o la fantasía de su presencia física o emocional. En el primer caso, de adulta, tiende a continuar al lado de su padre y buscar hombres sólo para relacionarse sexualmente, por eso atrae inconscientemente hombres comprometidos, así no le exigirán abandonar a su padre. En el segundo caso, la mujer se siente abandonada, entonces tiende a buscar desesperadamente un hombre que corresponda con la fantasía que alberga desde niña, en realidad busca un padre; de ahí que atraiga de forma inconsciente hombres comprometidos que sean padres y que al final la abandonen (modelo infantil).


  1. 4.    Modelo materno: el efecto sucede cuando la madre ha transmitido desde niña a estas mujeres, un modelo similar al planteado, es decir el de una mujer que atrae hombres comprometidos, generando relaciones informales, sin estabilidad y estructura. La hija presenta una alta identificación con la madre, por eso clona el comportamiento de ella y se acostumbra a ser un plato de segunda mano, tal como lo fue su madre.
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario